martes, 9 de mayo de 2017

Planes congelados

Publicado por VerFractal

interconciencia-historia-novela-psicomagia
Cortesía de Maribel

Marcha atrás

La llegada de la entidad Múltiple causó un gran revuelo. En un mundo jerarquizado en base a la fuerza, y con complejas alianzas, la presencia de este ser resultó como la aparición de un león en una cueva de lobos. El gran rebaño humano era guiado por una ordenada estructura de pastores, que debían fidelidad a sus superiores. La posición privilegiada de estos pastores podía ser inmediatamente eliminada cuando no cumplían estrictamente los deseos de las estructuras superiores de la pirámide. En esta delicada simbiosis, las diversas facciones de "dioses", arcontes, razas evolucionadas, y otros actores se permitían mutuamente muchas cosas, con tal de exprimir el rebaño a gusto de cada uno. Pero ese día todo cambió.

La instrucción dada por Múltiple a través de sus subordinados a todas las esferas de poder era muy clara: "no se debe dañar el rebaño a partir de este momento". La entidad quería reducir al mínimo la posibilidad de dañar la fuente de ampliación de vida del universo, al menos hasta conocer su origen. Y no dudaría en volatilizar toda la estructura de poder local si fuera preciso, porque había algo mucho más valioso que él deseaba.

Los grandes líderes de la cima del mundo entendieron que debían cumplir la orden de Múltiple. Conocían de primera mano su naturaleza e inmenso poder, pues les había sido demostrado tiempo atrás. En aquel momento pasado, los más reticentes a acatar su autoridad fueron borrados del mapa de un plumazo. Eso dejó vacíos de poder que fueron ocupados con agrado por los siguientes en la lista, pero también dejó el claro mensaje de quién era el poder supremo en este escenario. Ahora tocaba tener paciencia y apartarse, esperar que el gran león se alimentase, antes de seguir disfrutando del manjar humano.

Pero no todo el mundo acata siempre los deseos de sus superiores, y los elementos más ávidos de poder siempre están dispuestos a romper algunas normas para lograr sus objetivos. Esto no es de extrañar, pues si la jerarquía se basa en la fuerza, la única forma de escalar es usándola. ¡Qué ridícula la creencia enseñada a los humanos de que nunca se debe usar la violencia, cuando quienes te dominan la usan!

En los escalones bajos del poder, conocidos por algunos humanos como "élite oculta dominante", la idea de detener los planes de dominio no gustó nada. Estos seres, muchos de ellos también humanos, tenían planes de control que llevaban desarrollando durante miles de años. Ahora se encontraban a las puertas de hacer realidad sus sueños de un sometimiento absoluto del rebaño, por medio de la tecnología y del adoctrinamiento masivo. Gracias a internet, al sistema educativo y de propaganda, y a muchas otras herramientas, habían conseguido que el habitante medio aceptase como "normales" estilos de vida totalmente manipulados y limitados. En este proceso de "muerte" del espíritu libre, al igual que en una obra de teatro, tienen gran importancia eventos catalizadores a gran escala. En ellos, el sufrimiento y la resignación son inoculados al inconsciente colectivo. Esos eventos de muerte y locura alcanzaban su punto álgido en las grandes guerras, y era el momento de la mayor guerra en milenios. Esa guerra se llevaría consigo una buena porción del rebaño, pero era un precio asumible para doblegar por siempre la libertad de los esclavos.

Los agentes y espías de todos los escalones de poder actuaban frenéticamente, vigilando de cerca todas las acciones que pudiesen ir en contra de la orden general dada. Cada actor principal era  seguido de cerca por los lacayos de quienes les permitían estar en su posición, sus jefes. Había mucho en juego, y el miedo de los superiores a perder su puesto se transmitía por toda la estructura. Algunos "líderes" sufrieron "repentinas enfermedades" y otros "desgraciados accidentes" al no aceptar de buen grado las órdenes que llegaban desde "arriba". Muchos reyes conocieron lo realmente frágil de su posición en aquellos días.

Quien no sospechó nada de todo este movimiento, como siempre, era el rebaño que vivía inconsciente el momento más importante de la historia local. Solo algunos pobres rehenes usados para rituales y otros "procesos" disfrutaron de un "golpe de suerte" y vieron como sus secuestradores los liberaban sin razón aparente. Ni una noticia, ni un rumor, ninguna información en absoluto transcendió a ningún medio de comunicación de ninguna clase. Solo algunas personas sensibles psíquicamente percibieron la llegada de un tiempo de "tranquilidad", pero no pudieron dar más explicaciones.

Por desgracia, ningún sistema es perfecto. Los miembros más ansiosos de poder de la logia Genyōsha (Sociedad del Océano Negro) ansiaban el momento de dar a la raza oriental su papel dominante en el mundo. Siglos de desprecio occidental serían vengados con una gran guerra, y en el nuevo orden mundial resultante habría un actor principal por méritos propios. Se sacrificarían vidas, como siempre se había hecho, pero esta vez sus hermanos saldrían beneficiados a largo plazo. Por supuesto, estos planes habían sido diseñados por el escalón superior de poder, en un manipulador baile de titiriteros y marionetas sin fin.

Foto cortesía de Mugley (flickr.com)
En la frontera de Corea del Norte y Corea del Sur se encuentra la mayor concentración de unidades militares en alerta constante del mundo. Es la gran mecha que puede encender un conflicto a nivel mundial. El jefe del 18º regimiento de artillería de Corea del Norte es un miembro de la logia Genyōsha, y ya casi podía acariciar el momento en el que las fuerzas orientales, secretamente unidas por la logia, expulsasen a los extranjeros de toda la región. Las nuevas instrucciones recibidas de su superior de la logia le sentaron como un jarro de agua fría, pues dejaban en suspenso los planes organizados, listos para ser iniciados en pocas fechas. Su vida no tenía sentido después de dedicarla con total entrega al plan de recuperar la dignidad de su raza. Con una edad de 61 años, no tendría más ocasiones de ver realizados sus planes antes de ser apartado de su cargo, por lo que decidió actuar y encender la mecha. Sabía que sellaba su muerte, pero sería una muerte con sentido.

La llamada llegó a las 00:25 del domingo, y el regimiento entró en alerta. El armamento fue dispuesto con munición real para el ataque. Nadie en el regimiento sospechó nada extraño, pues las inspecciones de operatividad eran habituales en un puesto tan avanzado. Incluso en ocasiones se ordenaba a alguna batería disparar hacía un campo de tiro cercano. 5 Minutos más tarde se confirmaba el objetivo, hacia dónde debían apuntar los cañones, un barrio de Seúl. A las 00:33 llegó la orden que palideció a todos, pero que nadie se atrevió a desobedecer. Pocos segundos después el barrio de Seongdong era un campo de escombros y fuego.

La reacción fue inmediata, y la artillería surcoreana pulverizó a los atacantes, guiada por sistemas automáticos. Cientos de sirenas sonaban en la noche, al tiempo que las armas eran dispuestas, los aviones despegaban, y los políticos de ambos países eran informados. Pero no ocurrió nada más.

Todos los dirigentes de ambos países habían sido instruidos para no permitir ningún tipo de combate. Todas las llamadas de los nerviosos generales de ambos bandos recibían la misma respuesta: no atacar. Ese fue el momento en que muchos implicados en los eventos comprendieron que había un poder superior al de las naciones, y que las hacía bailar a su conveniencia. Las creencias sobre amigos y enemigos inculcadas en las rígidas mentes se vieron vapuleadas esa noche.

A la mañana siguiente las agencias de comunicación informaban del terrible incidente entre las 2 Coreas, causado por un "fallo en el viejo material electrónico" de Corea del Norte. Debido al embargo internacional, no podían mantener sus sistemas de mando y control en condiciones, y una serie de fallos habrían provocado el ataque no intencionado. Impactantes imágenes del "amado líder" Kim Jong-un ofreciendo disculpas públicamente y compensaciones sorprendieron al mundo. 36 Horas más tarde ya estaba listo un borrador del guión para una película de Hollywood en la que el agente Jack Ryan de la CIA  conseguía parar la tercera guerra mundial.

Y toda la estructura de poder real contuvo el aliento, esperando que el ser más poderoso no se hubiera disgustado por el incidente. Y le ofrecieron en una bandeja las cabezas de todos los responsables del incidente, incluyendo a todos los miembros de la logia Genyōsha, con el jefe del 18º regimiento al frente, así como al arconte Polemarca reducido por sus iguales.


1 comentario: